Ir a: Lecturas del Día (Página apta para celulares)
Lectura/s, Salmo/s y Evangelio, (Se puede seleccionar el día). También esta disponible la Liturgia de las Horas. (Se puede seleccionar fecha a ver)...
bienaventurados.com.ar
VATICANO: LA COMUNIÓN RECIBIDA EN LA LENGUA Y DE RODILLAS
Lunes 27 Ene 2014 | 21:00 pm
:
   
SI SOS CATÓLICO, APOSTÓLICO Y ROMANO; TU DEBER ANTE DIOS Y SU IGLESIA ES OBEDECER AL PAPA Y LUCHAR POR LA VERDAD
Si esta dentro de sus posibilidades; ¡Por favor difunda este articulo! Juntos como hermanos, miembros de una sola Iglesia, luchemos por ella. Dios se lo pague. Paz y Bien.

"Ad Majorem Dei Gloriam et Beatae Virginis Mariae"
Desde el sitio oficial del Vaticano:
LA COMUNIONE RICEVUTA SULLA LINGUA E IN GINOCCHIO
http://www.vatican.va/news_services/liturgy/details/ns_lit_doc_20091117_comunione_it.html



Traducción al Español del documento oficial de la Santa Sede:
LA COMUNIÓN RECIBIDA EN LA LENGUA Y DE RODILLAS

La práctica más antigua de distribución de la Comunión fue, con toda probabilidad, la de darla a los fieles en la palma de la mano. La historia de la liturgia pone, sin embargo, en evidencia también el proceso, iniciado tempranamente, de transformación de tal praxis. Desde la época de los Padre, nace y se consolida una tendencia a restringir cada vez más la distribución de la Comunión en la mano y a favorecer la de la lengua. El motivo de esta preferencia es doble: por una parte, evitar al máximo la dispersión de fragmentos; por la otra, favorecer el crecimiento de la devoción hacia la presencia real de Cristo en el sacramento. Hasta santo Tomás de Aquino hace referencia al uso de comulgar sólo sobre la lengua, cuando afirma que la distribución del Cuerpo del Señor pertenece sólo al sacerdote ordenado. Ello, por motivos diversos, entre los cuales el Doctor Angélico cita también el respeto hacia el sacramento, que “no es tocado por ninguna persona que no sea consagrada: y por eso son consagrados el corporal, el cáliz y también las manos del sacerdote, para poder tocar este sacramento. A nadie más le es permitido tocarlo excepto en casos de necesidad: si por ejemplo estuviese por caer por tierra, o en otras contingencias similares” (Summa Theologiae, III, 82, 3).

A través de los siglos, la Iglesia buscó siempre que el momento de la Comunión se caracterizase por su sacralidad y suma dignidad, esforzándose constantemente por desarrollar del mejor modo gestos exteriores que favoreciesen la comprensión del gran misterio sacramental. Con la premura de su amor pastoral, la Iglesia contribuye a que los fieles puedan recibir la Eucaristía con las debidas disposiciones, entre las cuales figura el comprender y considerar interiormente la presencia real de Aquel a quien se va a recibir (cf. Catecismo de san Pío X, ns. 628 e 636). Entre los signos de devoción propios de los comunicantes, la Iglesia de Occidente también estableció el arrodillarse.


Una célebre expresión de san Agustín, tomada en el n. 66 de Sacramentum Caritatis de Benedetto XVI, enseña que: «Nadie coma de aquella carne [el Cuerpo eucarístico], sin antes adorarla. Pecaríamos si no la adorásemos» (Enarrationes in Psalmos, 98,9). Estar de rodillas indica y favorece esta necesaria adoración previa a la recepción de Cristo eucarístico.

Bajo esta perspectiva, el entonces cardenal Ratzinger afirmaba que “la Comunión alcanza su profundidad sólo cuando es sostenida y comprendida por la adoración” (Introduzione allo spirito della liturgia, Cinisello Balsamo, San Paolo 2001, p. 86). Por ello, opinaba que “la práctica de arrodillarse para la santa Comunión tiene a su favor siglos de tradición y es un signo de adoración particularmente expresivo, totalmente apropiado a la luz de la verdadera, real y substancial presencia de Nuestro Señor Jesucristo bajo las especies consagradas” (cit. en la Carta This Congregation de la Congregación para el Culto Divino e la Disciplina de los Sacramentos, del 1° de julio 2002: EV 21, n. 666).


Juan Pablo II en su última encíclica, Ecclesia de Eucharistia, escribió en el n.61:

“Al dar a la Eucaristía todo el relieve que merece, y poniendo todo esmero en no infravalorar ninguna de sus dimensiones o exigencias, somos realmente conscientes de la magnitud de este don. A ello nos invita una tradición incesante que, desde los primeros siglos, ha sido testigo de una comunidad cristiana celosa en custodiar este « tesoro ». […] No hay peligro de exagerar en la consideración de este Misterio, porque en este Sacramento se resume todo el misterio de nuestra salvación”. A partir de la solemnidad del Corpus Domini del 2008, y en continuidad con la enseñanza de su Predecesor, el Santo Padre Benedicto XVI comenzó a distribuir a los fieles el Cuerpo del Señor directamente sobre la lengua y estando arrodillados.

Traducción del original italiano de J.A.L.


Oficina para las Celebraciones Litúrgicas
del Sumo Pontífice
Ofrecemos una serie de interesantes profundizaciones que la Oficina para las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, presidida por Mons. Guido Marini, ha publicado en lengua italiana (acá traducido al español) en el sitio Web de la Santa Sede.

LA BELLEZA EN CADA ASPECTO DEL RITO LITÚRGICO
http://bit.ly/1jF9yM7
LA COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA LENGUA
http://bit.ly/Mqzvle
EL CRUCIFIJO EN EL CENTRO DEL ALTAR
http://bit.ly/1b1za0P
EL SILENCIO EN LA LITURGIA
http://bit.ly/1lkmSr0
Un nuevo "Motu Proprio" papal para la Liturgia y el nuevo movimiento litúrgico
Fue publicado un documento Motu Proprio de Benedicto XVI:
«QUAERIT SEMPER»
http://bit.ly/1eedrUK
Principiossobre la música sacra, formulados de modo brillante por el entonces Cardenal Ratzinger:
http://bit.ly/1gnrZVn
“En el momento de recibir la Sagrada Comunión, uno debe ponerse de rodillas.” SANTO PAPA PÍO X
“Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior.” (Catecismo de San Pío X)

Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: “El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, mas la realidad se recibe de rodillas y con amor.”

La Instrucción Memoriale Domini (PAPA PABLO VI), al citar a San Cirilo, afirma claramente que este cuidado deseado por el Santo (y los otros Padres), se ve mucho más eficazmente garantizado por la comunión en la boca, pues ésta “asegura más eficazmente que la Sagrada Comunión sea distribuida con la reverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas de modo que se aparte todo peligro de profanar las especies eucarísticas y para que se guarde con diligencia el cuidado que la Iglesia ha recomendado siempre acerca de los fragmentos mismos del pan consagrado.” (Memoriale Domini nº 1278)
La palabra “sagrado” significa separado, inaccesible, intocable. Sin embargo, “profano” significa lo opuesto, común para todos los humanos, manipulable, tocable. Así pues, la Comunión en la mano implica que se toque a Dios, Quien es digno de toda adoración y reverencia, de un modo que quizá sea impropio.
El peor mal de nuestro tiempo es la Comunión en la mano.” Teresa de Calcuta - The Wanderer, 23/03/1982
PAPA JUAN PABLO II “No puedo estar a favor de la Comunión en la mano, y tampoco puedo recomendarla.” Es sacerdote tiene, “como servidor de la Sagrada Eucaristía y todas las formas Sagradas, una responsabilidad primaria-primaria, porque es completa.” (Domenica Cenæ) “Tocar las Divinas sustancias es un privilegio de las personas ordenadas. Los laicos solamente pueden obtener dicho permiso en el caso de una verdadera emergencia.”


Para profundizar, estudiar: La Suma Teológica
Ver en: http://biblioteca.campusdominicano.org/suma.htm
Pt. III, Q.82, Art.3 de Santo Tomás de Aquino
Doctor de la Iglesia
“Porque debido a la reverencia hacia este sacramento, nada lo toca, sino lo que es consagrado; de aquí que el corporal y el cáliz son consagrados, y así mismo las manos del sacerdote, para tocar este sacramento.”
Santo Tomás de Aquino

HISTORIA SOBRE LA COMUNIÓN
EN LA MANO
HACIA MEDIADOS DE LA DÉCADA DE LOS AÑOS 60, LA COMUNIÓN EN LA MANO FUE INTRODUCIDA SIN AUTORIZACIÓN, CONTRARIANDO LA LEY VIGENTE EN UNA MUESTRA DE INDISCIPLINA E INDIVIDUALISMO, EN ALGUNOS PAÍSES DE EUROPA, ESPECIALMENTE LOS DE MAYORÍA PROTESTANTE.

La Comunión en la mano comenzó en Holanda en 1965/66 como resultado del cuestionamiento de algunos laicos respecto de la verdadera presencia de Jesús en la Hostia Consagrada. Este cuestionamiento pareciera ser semejante a la “negación de la Divinidad de Cristo.” El Papa Pablo VI, en la encíclica MYSTERIUM FIDEI, rechazó la “Comunión en la mano”, como se la llamaba, como una “opinión falsa ya desparramada.” A partir de entonces, el Papa Pablo VI pidió a los obispos holandeses que escribieran a todos sus sacerdotes y “les dieran directivas para que volviesen, nuevamente, a la manera tradicional de recibir la Sagrada Comunión.” El Papa Pablo VI también se expresó contra el creciente mal uso del sexo en los matrimonios (píldoras, etc…), tres años más tarde, en su encíclica HUMANAE VITAE. Ninguna de estas instrucciones fue difundida por los obispos holandeses, y los sacerdotes de Holanda permanecieron sin ser censurados o castigados.

SANTA COMUNIÓN: IMPRESIONANTE DOCUMENTO
http://gloria.tv/?media=143118
LA CARTA ESCRITA POR PAPA PABLO VI
EL 28 DE OCTUBRE DE 1968 COMENZABA DICIENDO:
“Sobre el modo de distribuir la comunión, la Instrucción Eucharisticum Mysterium del 25 de Mayo de l967 se ha limitado a indicar la posición de los fieles, quienes pueden estar de rodillas o de pie; sin embargo en diversos lugares, al menos desde hace dos o tres años, algunos sacerdotes sin la debida autorización ponen la Eucaristía sobre la mano de los fieles, quienes después se dan la comunión a sí mismos (autocomunión). Parece que este modo de obrar se difunde rápidamente, sobre todo en los ambientes más cultos y en grupos pequeños, y halla favor entre laicos, religiosos y religiosas. Tratándose entonces de cosa tan grave en sí misma y en sus consecuencias, el Santo Padre Pablo VI desea conocer el pensamiento de cada uno de los obispos...”

Como respuesta una gran mayoría de obispos, cercana a los dos tercios, expresó su decisión contraria a la nueva praxis, en concordancia con el pensamiento de la Santa Sede, la cual ordenó se componga una instrucción (Memoriale Domini) confirmando la ley vigente:

LA LEY UNIVERSAL DE LA IGLESIA PROHIBE LA COMUNIÓN EN LA MANO O AUTOCOMUNIÓN
INSTRUCCIÓN MEMORIALE DOMINI
Compuesta por mandato especial del Sumo Pontífice Pablo VI y aprobada por Él con la fuerza de la Autoridad Apostólica el 28 de Mayo de 1969. Enchiridion Vaticanum, Tomo 3.

1277 Este modo de distribuir la santa Comunión por el cual, el ministro pone por sí mismo la partícula de pan consagrado en la lengua de los que reciban la comunión, debe ser conservado, no solamente porque se apoya en el uso transmitido por una tradición de muchos siglos, sino, principalmente, porque significa la reverencia de los fieles cristianos hacia la Eucaristía...

Por lo demás, con esta manera de obrar, que ya se considera tradicional, se asegura más eficazmente que la Sagrada Comunión sea distribuida con la reverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas de modo que se aparte todo peligro de profanar las especies eucarísticas, en las que “de modo singular está presente todo y entero Cristo, Dios y hombre, de manera substancial y permanente”; y finalmente, para que se guarde con diligencia el cuidado que la Iglesia ha recomendado siempre acerca de los fragmentos mismos del pan consagrado: “pues lo que dejas caer, considéralo amputado de tus propios miembros”.

PELIGROS DE LA COMUNIÓN EN LA MANO

Pues un cambio en un asunto de tanta importancia que se apoya en una antiquísima y venerable tradición, puede también traer consigo peligros, que se teme que quizá surjan si se administra la Sagrada Comunión en la mano, a saber:

1) El que se llegue a una menor reverencia hacia el augusto Sacramento del altar
2) Ya a la profanación del mismo Sacramento
3) Ya a la alteración de la recta doctrina
PROHIBICIÓN DE COMULGAR EN LA MANO

Así, pues, teniendo en cuenta las advertencias y los consejos de aquellos a quienes “el Espíritu Santo ha puesto como obispos para regir” las Iglesias, en razón de la gravedad del asunto y la fuerza de los argumentos aducidos, al Sumo Pontífice no le ha parecido oportuno mudar el modo hace mucho tiempo recibido de administrar a los fieles la Sagrada Comunión. En consecuencia la Sede Apostólica exhorta vehementemente a los obispos, sacerdotes y fieles a que se sometan diligentemente a la ley ya vigente y otra vez confirmada (es decir la comunión en la boca).
LA IGLESIA NO PERMITE, SINO QUE TOLERA LA COMUNIÓN EN LA MANO, POR ELLO... LOS QUE COMULGAN EN LA MANO HACEN USO DE UN INDULTO

«La comunión en la mano se introdujo sin autorización. Pablo VI se opuso tenazmente a permitirla pero decidió otorgar un indulto sólo donde el uso estaba ya arraigado y esto con el propósito de "ayudar a las Conferencias Episcopales a cumplir su oficio pastoral, con frecuencia más difícil que nunca a causa de la situación actual"» (CM, p.118).

Pero si en alguna parte el uso contrario, es decir, el poner la Santa Comunión en las manos hubiera arraigado ya, la Sede Apostólica, confía a las Conferencias episcopales la carga y el oficio de sopesar las circunstancias peculiares, si las hay, con la condición sin embargo tanto de prevenir todo peligro de que penetren en los espíritus la falta de reverencia o falsas opiniones sobre la Santísima Eucaristía.

Obsérvese que dice: donde la comunión en la mano “hubiera arraigado ya”, lo cual excluye que sea introducida en lugares donde hasta ese momento (1969) no fuera costumbre; Ejemplo: Argentina.

Con el indulto no se busca derogar la comunión en la boca. «No se concede un bien sino algo de suyo MUCHO MÁS IMPERFECTO (Comunión en la mano) que la ley general en vigor (Comunión en la boca). Esta concesión se debe a la decisión prudencial de tolerar un uso peligroso para evitar un mal mayor (la desobediencia generalizada)» (CM, p.126).

¡Con cuanto dolor el Papa Pablo VI habrá concedido este indulto, en contra de su parecer, para aquellos que desoyendo su exhortación NO quisieran someterse a la ley ya vigente y otra vez confirmada! ¿Se habrá acordado al hacerlo de las siguientes palabras del Papa San Pío X pronunciadas en parecidas circunstancias?

“...hijos fieles del Papa, son aquellos que obedecen sus palabras y le siguen en todo, y no aquellos que buscan los medios para eludir las órdenes del Papa o para obligarle, con insistencia digna de mejor causa, a exenciones o dispensas tanto más dolorosas cuanto son más dañosas y escandalosas.” (Alocución Consistorial Il Grave Dolore (3), del 24/05/1914).

Los textos extraídos del libro “Comunión en la mano”, eximio trabajo de Mons. Juan Laise, Obispo emérito de San Luis, quien permaneciendo fiel a la tradición, prohibió en su Diócesis la nueva praxis, se identifican con la sigla: (CM...)

LAS DECLARACIONES DE LOS CONCILIOS
SOBRE LA COMUNION EN LA MANO

DE ROUEN: El Concilio de Rouén (año 650) prescribe: “A ningún laico, hombre o mujer, sea dada la eucaristía en la mano, sino en la boca.”

DE BIZANCIO: El Quinto Concilio de Constantinopla (año 691) prohibió a los fieles darse la Comunión a sí mismos (que es lo que sucede cuando la Sagrada Partícula es colocada en la mano del comulgante) y decretó una excomunión de una semana de duración para aquellos que lo hicieran en la presencia de un obispo, un sacerdote o un diácono.

DE TRENTO: El Concilio de Trento (Dogmático) en fecha 11 de Octubre de 1551, (ses. XIII, c.8): “Siempre ha sido costumbre de la Iglesia de Dios, en la Comunión Sacramental, que los laicos tomen la comunión de manos de los sacerdotes, y que los sacerdotes celebrantes comulguen por sí mismos; costumbre que por razón y justicia debe mantenerse por provenir de la Tradición Apostólica.” El texto se refiere a la comunión en la boca, pues hacía ya muchos siglos que había sido prohibida en la mano.

VATICANO II: No se pronunció sobre la comunión en la mano (autocomunión). Los documentos no contienen nada en absoluto acerca de este tema tan importante, y sin embargo muchísimas personas asocian erróneamente la Comunión en la mano con el Concilio Vaticano II.

LAS OPINIONES DE LOS SANTOS
PADRES, DOCTORES Y RELIGIOSOS DE LA IGLESIA

SANTO PAPA SIXTO I: (117, 126) Les recordó a los cristianos las reglas apostólicas y estableció que solamente los servidores del culto, los sacerdotes, podían tocar las Sagradas Formas.

TERTULIANO: (160-220) “Cuidamos escrupulosamente que algo del cáliz o del pan pueda caer a tierra. ” (De corona, 3 PL 2, 99)

SAN HIPÓLITO: (170-235) “Cada uno esté atento... que ningún fragmento caiga y se pierda, porque es el Cuerpo de Cristo que debe ser comido por los fieles y no despreciado” (Trad. Ap. 32.)

ORÍGENES: (185-254) “Con qué precaución y veneración, cuando recibís el Cuerpo del Señor lo conserváis, de manera que no caiga nada o se pierda algo del don consagrado. Os consideraríais justamente culpables si cayese algo en tierra por negligencia vuestra. ” (In Exod. Hom., hom. XIII, 3, Migne, PG 12, 391).

SANTO PAPA EUTIQUIANO: (275, 283) “Ninguna mujer puede acercarse al altar ni tocar el Cáliz del Señor. ”

SAN CIRILO: (315-387) “Recíbela cuidando que nada de ella se pierda, porque dime: si alguno te diese unas limaduras de oro ¿no las guardarías con toda diligencia procurando no perder nada de ellas? ¿No procurarás, pues, con mucha más diligencia que no se te caiga ninguna migaja de lo que es más precioso que el oro y las piedras preciosas?”.

SAN EFRÉN: (306-373) “Comed este pan y no piséis sus migas... una partícula de sus migas puede santificar a miles de miles y es suficiente para dar vida a todos los que la comen” (Serm. in hebd. s., 4, 4).

SAN BASILIO: (330-379) afirma claramente que sólo está permitido recibir la Comunión en la mano en tiempos de persecución o, como era el caso de los monjes en el desierto, cuando no hubiera un diácono o un sacerdote que pudiera distribuirla. “No hace falta demostrar que no constituye una falta grave para una persona comulgar con su propia mano en épocas de persecución cuando no hay sacerdote o diácono” (Carta 93). Lo que implica que recibirla en la mano en otras circunstancias, fuera de persecución, será una grave falta.

SAN AMBROSIO: (337-397) “Quien celebre el misterio en otra forma a la celebrada por Jesucristo no es una persona digna.”

SAN AGUSTÍN: (354-430) “Sería locura insolente, el discutir qué se ha de hacer cuando toda la Iglesia Universal tiene ya una práctica establecida.” (carta 54,6; a Jenaro.)

“Pero nadie se alimenta de esta carne, antes de haberla adorado. Pecamos si no la adoramos.”

SAN LEÓN, llamado Magno, Sumo Pontífice entre 440-461, en sus comentarios al sexto capítulo de San Juan, habla de la Comunión en la boca como del uso corriente: “Se recibe en la boca lo que se cree por la Fe.” El Papa no habla como si estuviera introduciendo una novedad, sino como si fuera un hecho ya bien establecido.

SAN GREGORIO también llamado Magno, Papa entre 590 y 604, en sus Diálogos (Roman 3, c 3) relata cómo el Papa San Agapito obró un milagro durante la Misa, después de haber colocado la Hostia en la lengua de una persona. También Juan el Diácono nos habla acerca de esta manera de distribuir la Santa Comunión por ese Pontífice.

SAN FRANCISCO DE ASIS: (1182-1226) “Sólo ellos, (los sacerdotes), deben administrarlo, y no otros.” (Carta 2ª, a todos los fieles, 35).

“Y cuando el sacerdote ofrece a Jesús en el altar y lo lleva a algún lado, todas las personas deberían doblar las rodillas y rendir al Señor, al Dios vivo y verdadero, alabanza, gloria y devoción.”

SANTO TOMÁS DE AQUINO: (1225-1274) Remarcó que el Más Sagrado solamente podía ser tocado por manos consagradas, excepto en el caso de “emergencias”. “Porque debido a la reverencia hacia este sacramento, nada Lo toca, sino lo que es consagrado; de aquí que el corporal y el cáliz son consagrados, y así mismo las manos del sacerdote, para tocar este sacramento.” (Suma Teológica: Pt. III, Q.82, Art. 3).

Es decir, se falta a la reverencia debida a este Sacramento, cuando lo tocan manos que no están consagradas; doctrina que fue luego confirmada por el Santo PAPA JUAN PABLO II en Domenica Cenæ, como veremos luego.


JESÚS A SANTA BRÍGIDA DE SUECIA: (1373) “Mira, hija mía, les obsequié cinco cosas a mis sacerdotes, (…) y en el quinto lugar, el privilegio de tocar Mi Carne Más Sagrada con sus manos.”

SANTA CATALINA DE SIENA: (1380) Recibió del mismo Jesús la Sagrada Comunión en la boca.

SANTO CARDENAL JOHN FISHER: (MÁRTIR 1535) “Los tiempos de florecimiento o colapso en la historia de la Iglesia siempre estuvieron asociados con el manejo de la Sagrada Eucaristía.”

SAN JEAN-MARIE VIANNEY, CURA DE ARS: (1859) Una Hostia consagrada escapó de sus dedos y voló por sí sola a la boca de un comulgante que comulgaba por primera vez. Un hombre de poca fe que presenció este hecho se convirtió a partir de ese momento, y luego fue sacerdote.


PAPA LEÓN XIII: (1903) “En los casos de que la orden de la razón contradiga la vida eterna y la autoridad de Dios, está permitido desobedecer –en referencia a los hombres- con el fin de obedecer a Dios.”

SANTO PAPA PÍO X: (1914) “En el momento de recibir la Sagrada Comunión, uno debe ponerse de rodillas.”

“Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior.” (Catecismo de San Pío X).

Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo:

“El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor.”

Cuando estaba este santo pontífice en su lecho de muerte, en Agosto de 1914, y se le administró la Sagrada Comunión como Viático, no la recibió, y no le estaba permitido, en la mano: la recibió en la lengua de acuerdo a la ley y a la práctica de la Iglesia Católica.

PAPA PÍO XII: (1939) “Hay que reprobar severamente la temeraria osadía de quienes introducen intencionadamente nuevas costumbres litúrgicas, o hacen renacer ritos ya desusados, y que no están de acuerdo con las leyes y rúbricas vigentes.” (Mediator Dei, 17.)

PAPA PABLO VI: (1978) La Comunión en la mano comenzó en Holanda en 1965/66 como resultado del cuestionamiento de algunos laicos respecto de la verdadera presencia de Jesús en la Hostia Consagrada. Este cuestionamiento pareciera ser semejante a la “negación de la Divinidad de Cristo.” El Papa Pablo VI, en la encíclica MYSTERIUM FIDEI, rechazó la “Comunión en la mano”, como se la llamaba, como una “opinión falsa ya desparramada.” A partir de entonces, el Papa Pablo VI pidió a los obispos holandeses que escribieran a todos sus sacerdotes y “les dieran directivas para que volviesen, nuevamente, a la manera tradicional de recibir la Sagrada Comunión.” El Papa Pablo VI también se expresó contra el creciente mal uso del sexo en los matrimonios (píldoras, etc…), tres años más tarde, en su encíclica HUMANAE VITAE. Ninguna de estas instrucciones fue difundida por los obispos holandeses, y los sacerdotes de Holanda permanecieron sin ser censurados o castigados. El texto original de la ya mencionada consulta a los Obispos sobre la comunión en la mano (La carta escrita el 28 de octubre de 1968) decía: “En nombre y por encargo del Santo Padre, me es grato comunicar...” Al leerlo, el Papa dijo al encargado de redactar la carta:

¿Grato? ¡No me es grato para nada!

Y corrigió el texto de la siguiente forma: “En nombre y por encargo del Santo Padre, es mi deber comunicar (...)”

En esa misma carta el Papa corrigió otra frase añadiendo de su puño y letra lo que está en negritas y subrayado:

“Por mandato explícito del Santo Padre que no puede dejar de considerar la eventual innovación con evidente aprensión”

El mismo Pablo VI comenta así este último texto: “Consta que los fieles creían y con razón, que pecaban, según recuerda Orígenes, si, habiendo recibido el cuerpo del Señor, y conservándolo con todo cuidado y veneración, algún fragmento caía por negligencia." (Mysterium Fidei, 32)

Se tiene constancia de que el Papa Pablo VI, enfermo, salió de la cama y se puso de rodillas para recibir a Jesús unas horas antes de su muerte, cuando le llevaron la Sagrada Comunión a la habitación.

SANTO PAPA JUAN PABLO II: (1978 - 2005) Luego de transcurridos 11 años de la Comunión en la mano, Juan Pablo II expresó: “En varios países la comunión en la mano se ha vuelto la norma. Al mismo tiempo, las voces que expresan la falta de reverencia a las formas eucarísticas se están haciendo más fuertes – una falta de reverencia que debe ser respaldada no solamente por quienes la demuestran, sino por los Pastores de la Iglesia.”

En 1980, en Alemania, expreso: “No puedo estar a favor de la Comunión en la mano, y tampoco puedo recomendarla.” Dijo también que el sacerdote, “como servidor de la Sagrada Eucaristía y todas las formas Sagradas, tiene una responsabilidad primaria-primaria, porque es completa.” “Tocar las Divinas sustancias es un privilegio de las personas ordenadas. Los laicos solamente pueden obtener dicho permiso en el caso de una verdadera emergencia.” Y agrego: “Ustedes podrán estar pensando: Pero yo mismo he visto al Papa distribuir la Sagrada Comunión en la mano. Esto es cierto. Sin embargo, cuando el Santo Padre distribuye la comunión en la mano, lo hace solamente porque, al encontrarse en un país donde la Conferencia de Obispos ha decidido desobedecer sus instrucciones al respecto, y las de su predecesor, no quiere oponerse a la Conferencia de Obispos y dar origen a posibles cismas por alusión al tema. Cuando los obispos desobedecen al Papa, no hay, es claro, culpa por parte de la comunidad laica – en el supuesto de que toda la información que hubieran recibido proviniera exclusivamente de los obispos de sus respectivas diócesis.”

Según consta, el Santo Padre, al visitas Francia en la década de 1980, se negó a dar la Sagrada Comunión en la mano al entonces presidente de Francia, Giscard d'Estaing y a su mujer, quien, antes del encuentro, abiertamente había anunciado que se enfrentaría al Papa. El Santo Padre no dedió, y su firmeza se vio reflejada en la televisión francesa.

Por otra parte, en Zagreb, Croacia, en septiembre de 1994, el Santo Padre ordenó que los sacerdotes auxiliares (en lugar de monaguillos) que lo acompañaban usaran grandes patenas a fin de atajar las partículas que cayeran mientras distribuía la Sagrada Comunión. Miles de personas vieron que, cuando los comulgantes intentaban alzar las manos, sus intentos se veían frustrados y debían elegir entre recibir de manos del Papa la Comunión en la lengua o golpearse con las enormes patenas. Actuando así, el Santo Papa no daba alternativa a los feligreses. Nadie recibió la Comunión en la mano ese día, al menos no por parte del Santo Padre. Y en Cracovia, Polonia, en junio de 1997, los sacerdotes que concelebraban en la misa papal tampoco distribuyeron la Comunión en la mano.


SU SANTIDAD JUAN PABLO II NO ESTÁ A FAVOR DE QUE SE COMULGUE CON LA MANO INVOCANDO EL INDULTO
Entrevista al Santo Padre Juan Pablo II por la revista Stimme des glaubens durante su visita a Fulda (Alemania) en Noviembre de 1980

Periodista: Santo Padre, ¿Cuál es su opinión sobre la comunión en la mano?

A lo que el Papa responde: Hay una carta apostólica sobre un permiso especial válido para esto. Pero yo le digo a Ud. que no estoy a favor de esta práctica, ni tampoco la recomiendo. El permiso fue otorgado debido a la insistencia de algunos obispos diocesanos.

En su Carta “Domenica Cenæ”, de 24 de febrero de 1980, el Papa dice: “El tocar las Sagradas Especies y su distribución con las propias manos, es un privilegio de los ordenados”.

En la Instrucción “Inestimabile Donum” de la Congregación para el Culto Divino, sancionada el día 17 de abril del mismo año de 1980, el Papa reitera: “No se admite que los fieles tomen por sí mismos (autocomunión) el pan consagrado y el cáliz sagrado, y mucho menos que se lo hagan pasar de uno a otro”.
MADRE TERESA DE CALCUTA: (The Wanderer, 23 de marzo de 1982) “...el peor mal de nuestro tiempo es la Comunión en la mano.”

CARDENAL JULIUS DOPFNER: (1976) Poco tiempo antes de su muerte expresó: “De haber sabido que como consecuencia de la Comunión en la mano se generaría tanta falta de reverencia, nunca hubiese hablado a favor de ella. (…) Hoy en día uno recibe la Sagrada Comunión como uno recibía el agua bendita en el pasado. Durante dos años peleé a favor de la Comunión en la mano. Ahora que he visto los resultados, nunca más lo haría. Pero ahora no conozco forma alguna que pudiera dejar sin efecto lo que ha ocurrido. ¡Dejen de lado la Comunión en la mano!.”

CARDENAL FRANJO SEPER: (1981) Anterior Prefecto, Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. “La Comunión en la mano no se trata, en mi opinión, de un tema de la forma, sino de un tema de fe y, por lo tanto, de una decisión de conciencia del sacerdote.” “Ninguna persona, luego de haberlo meditado en su conciencia, puede sentir la necesidad de recibir la Comunión en la mano.”

Por favor, pregúntate, querido católico, cuándo y por qué empezaste a recibir la Sagrada Comunión en la mano. Pregúntatelo verdaderamente, y luego deja que la oración te brinde la respuesta. ¿Se trató de una buena razón o, como muchas otras cosas de nuestra generación, comenzaste simplemente porque “todos los demás lo hacían”?

CARDENAL JOSEPH RATZINGER: (1988) Cuando era Prefecto, Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. “Debemos reconquistar la dimensión de lo Sagrado de la Liturgia.” La implicación obvia es que “la dimensión de lo Sagrado” se ha perdido.

SANTO PADRE PÍO DE PIETRENCINA: (1968) + Estigmatizado
“¿Cuán seguido se nos brinda este beso de paz en el Más Sagrado de los Sacramentos? Sí, debemos ansiar deseosos el beso de la boca divina; ¡mejor aún, estemos aún muy agradecidos!.”

He aquí lo que escribe el Padre (San) Pío a su director espiritual el 19 de marzo de 1913: En la mañana del viernes me hallaba todavía en el lecho cuando se me apareció Jesús. Se hallaba de mala traza y desfigurado, y me mostró una gran multitud de sacerdotes religiosos y seculares, entre los cuales se hallaban varios dignatarios de la Iglesia. De ellos unos estaban celebrando, otros iban a celebrar y otros habían celebrado. La contemplación de Jesús así angustiado me causó mucha pena, por lo que quise preguntarle el motivo de tanto sufrimiento. No obtuve ninguna respuesta. Pero miraba a aquellos sacerdotes hasta que, como cansado de mirarlos, retiró la vista y, con gran horror mío, pude apreciar que dos lágrimas le surcaban las mejillas. Se alejó de aquellos sacerdotes con expresión de gran disgusto y desprecio llamándolos macellai (carniceros) y, vuelto hacia mí, dijo: - Hijo mío, no creas que mi agonía haya durado tres horas; no, yo estaré en agonía por motivo de las almas más favorecidas por mi, hasta el fin del mundo. Durante el tiempo de mi agonía, hijo mío, no hay que dormir. Mi alma busca una gotita de compasión humana pero ¡ay!, que mal corresponden a mi amor. Lo que más me hace sufrir es que éstos, a su indiferentismo añaden el desprecio y la incredulidad. ¡Cuántas veces estaba para acabar con ellos si no hubieran detenido mi brazo los ángeles y las almas enamoradas! Escribe a tu Padre espiritual y refieréle esto que has visto y has oído de mí esta mañana... Jesús continuó todavía, pero aquello que me dijo no podré manifestarlo a criatura alguna de este mundo. Esta aparición me causó tal dolor en el cuerpo, y mayor todavía en el alma, que por todo el día sentí una gran postración, y hubiera creído morirme si el dulcísimo Jesús no me hubiera sostenido. Estos nuestros desgraciados hermanos corresponden al amor de Jesús arrojándose con los brazos abiertos en la infame secta de la Masonería. Roguemos por ellos a fin de que el Señor ilumine sus mentes y toque sus corazones.” (Padre Pío da Pietralcina. Lettere al Padre Spirituale. Edizione Pro Sanctitate. Roma 1970)

KATHARINA EMMERICH: (1824) + Estigmatizada
Se la considera la más importante de las místicas alemanas. Ella vio cómo Jesús distribuía el pan en la boca de sus apóstoles.

TERESA NEUMANN: (1962) + Estigmatizada
Vivió unos 35 años sólo a base de Hostias Consagradas, y también vio a Jesús distribuir el pan en la boca de los apóstoles.

PAPA BENEDICTO XVI: El Papa explica por qué prefiere que los fieles comulguen en la boca y de rodillas: “En principio no me opongo a la Comunión en la mano; La he administrado y recibido así yo mismo. La idea de pedir a la gente que se arrodille para recibir la Comunión en la lengua fue para subrayar la Presencia Real con signos de admiración. Hay un grave peligro de superficialidad debido al tipo de eventos masivos que se llevan a cabo en San Pedro, tanto en la Basílica como en la Plaza. He oído de gente que tras recibir la Comunión guarda la Hostia en su cartera como una especie de “recuerdito”. En este contexto, donde la gente piensa que se supone que todos han de recibir la Comunión (“los demás lo hacen así que yo también”), quise enviar una señal, que quedara claro: ¡Algo muy especial está sucediendo aquí! ¡Él está aquí! ¡Aquél ante quien caemos de rodillas! ¡Pongan atención! No se trata de un ritual social del que cualquiera que quiera puede participar...” (Del libro “Luz del Mundo”: el Papa Benedicto XVI charla con Peter Seewald).

En la manera de tratar la liturgia es donde se decide el destino de la Fe y de la Iglesia”. “Estoy convencido de que la crisis eclesial en la que nos encontramos depende en gran parte del hundimiento de la liturgia.” Papa Benedicto XVI

¿Qué recomienda el Vaticano?

En entrevista concedida recientemente a ACI Prensa, el Cardenal Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos declaró:

ES RECOMENDABLE QUE LOS FIELES COMULGUEN EN LA BOCA Y DE RODILLAS.

El sentido que debe tener la Comunión, es de adoración, de reconocimiento de Dios. Es sencillamente saber que estamos delante de Dios mismo y que Él vino a nosotros y que nosotros no lo merecemos... No se puede trivializar la Comunión. Si se trivializa la Comunión, se trivializa todo. Arrodillarse es la señal de adoración que es necesario recuperar. Yo creo que es necesario para toda la Iglesia que la Comunión se haga de rodillas. Si se comulga de pie, hay que hacer genuflexión, o hacer una inclinación profunda.

En la Argentina, la comunión en la mano se introdujo contrariando el espíritu y la letra de Memoriale Domini
Según lo establecido por el Concilio Vaticano II, “los fieles tienen la facultad y, a veces, el deber de expresar su opinión acerca de lo que mira al bien de la Iglesia” (L.G. 37).

Pues bien, en la República Argentina no se pidió el parecer de los laicos, en una clara actitud anticonciliar, quienes se vieron sorprendidos (cuando no escandalizados) por la introducción de una praxis que les era completamente ajena.

Dice Mons. Laise, Obispo Emérito de San Luis, al comentar en su libro Comunión en la mano, el documento “El Pan Vivo” con que fue presentado entre nosotros este modo prohibido:

«Si la introducción de la comunión en la mano es "sin duda un signo de crecimiento de la vida eclesial" -El Pan Vivo, pag.5-, si "es motivo de alegría retomar esta genuina tradición" -Ibid. p.16- o si "no se puede afirmar o priorizar que un modo sea mejor que otro" -Ibid. p.18-; no se entiende por qué en 1968 a Pablo VI "no le ha parecido oportuno mudar el modo hace mucho tiempo recibido de dar la comunión" y exhortó vehementemente a someterse a esta disposición; y mucho menos se entiende porqué en 1996 Juan Pablo II mantiene como norma dichas disposiciones. Si las afirmaciones de "El Pan Vivo" y los Fundamentos son ciertos, entonces Pablo VI se equivocó gravemente al no "redescubrir" las riquezas de ese rito. Es más, la prohibición estricta del s. X, que se mantuvo casi un milenio, fue un error pues pretendió erradicar para siempre algo valioso que recién ahora podemos "redescubrir", y esto sólo gracias a un indulto.

La respuesta es que la nueva praxis no ha sido querida por la Santa Sede, ni es parte de la reforma litúrgica posconciliar sino sólo ha sido permitida por la tenaz insistencia de algunas Conferencias Episcopales (sobre todo de países protestantes); y esto sólo después de una introducción totalmente abusiva, a la cual no fue posible resistir, a pesar de la quejas y prohibiciones de Roma.» (CM, p.135).

Pero en "El Pan Vivo" la confusión llega a su punto culminante, cuando dice:

"A fines de 1968, la Santa Sede hizo una consulta a los obispos del mundo acerca del tema de la comunión en la mano. Más de un tercio veía la posibilidad con buenos ojos. En 1969 la Instrucción Memoriale Domini estableció que, donde lo creyeran conveniente las Conferencias Episcopales, por más de dos tercios de votos de sus Obispos, se podía dejar a los fieles la libertad de recibir la comunión en la mano" (p.16).

Decir que "más de un tercio veía la posibilidad con buenos ojos", cuando Memoriale Domini dice "a partir de las respuestas dadas, es evidente que la inmensa mayoría de los obispos estima que de ninguna manera se debe cambiar la disciplina actual", es desvirtuar la realidad histórica y el pensamiento de Pablo VI; pero afirmar que "dicha instrucción estableció que, donde lo creyeran conveniente las Conferencias Episcopales, por más de dos tercios de votos de sus Obispos, se podía dejar a los fieles la libertad de recibir la comunión en la mano", es faltar a la verdad; lo que la MD estableció es que la ley que determinaba que la comunión debía darse solamente en la boca del fiel continuaba vigente y sin cambios. Concedió, es cierto, un indulto, pero no "donde lo creyeran conveniente la Conferencias Episcopales" sino donde el uso "hubiera arraigado ya" (año 1969), poniendo serias condiciones.» (CM, p.74)

Por lo tanto no debió haberse pedido en 1996 el indulto para la República Argentina, país en el cual los fieles, permaneciendo unidos a tan venerada tradición y a la Ley Universal confirmada por Papa, comulgaba en la boca.

+++ CONCLUSIÓN +++
ES MEJOR COMULGAR EN LA BOCA


Porque la comunión en la boca significa la reverencia de los fieles cristianos hacia la Eucaristía. (1277 - Memoriali Domini)

Porque de esta forma se asegura más eficazmente que la Sagrada Comunión sea distribuida con la reverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas de modo que se aparte todo peligro de profanar las especies eucarísticas. (1278 -Memoriali Domini).

Porque la comunión en la mano se presta más a la alteración de la recta doctrina. Dice Pablo VI en su ya mencionada carta a los Obispos: “El pueblo mal preparado y poco instruido recibiendo el pan eucarístico en la mano ¿no terminará por equipararlo al pan ordinario o al pan simplemente bendito?”

Con lo cual la Doctrina Católica corre el peligro de “Protestantizarse”.

Porque quien comulga en la mano lo hace por la aplicación de un Indulto, es decir de una excepción a Ley Universal de la Iglesia; rechazando la vehemente exhortación de Pablo VI quien mandó someterse diligentemente a dicha Ley, por él confirmada y todavía vigente. (1281- Memoriali Domini)

Porque: “Quien comulga en la boca, sigue puntualmente no sólo la tradición recibida, sino la voluntad expresa de los últimos Papas y evita así ponerse en ocasión de pecado al dejar caer por negligencia fragmentos que son el Cuerpo de Cristo. El Papa no acepta el uso de la comunión en la mano, pero da la posibilidad de disentir; quienes no lo siguen, obran legalmente pero contra la voluntad del Sumo Pontífice”. (CM Pag. 133).

Porque, preguntada la Congregación para el Culto Divino, “...si en las diócesis donde es posible distribuir la Comunión en la mano de los fieles, puede el Sacerdote obligar a los que se acercan a comulgar a recibir la Comunión en la mano y no en la boca”.

Responde lo siguiente: “Aquellos que obligan a los que se acercan a comulgar a recibir la Santa Comunión únicamente en la mano, obran contra la regla”.

Y finaliza diciendo: “Que todo el mundo recuerde, en todo caso, que la tradición secular es recibir la Hostia sobre la lengua. Que el Sacerdote celebrante, si existe peligro de sacrilegio, no distribuya la comunión en la mano de los fieles y que les informe las razones por las cuales actúa así”. (Boletín Oficial – Abril de 1999).

ADVERTENCIA
“Así como, de entre todos los sagrados misterios que el Señor nuestro Salvador nos encomendó como instrumentos certísimos de la Divina Gracia no hay ninguno que pueda compararse con el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, así también no ha de temerse de Dios castigo más grave de pecado alguno que, si cosa tan llena de toda santidad o, mejor dicho, que contiene al Autor mismo y fuente de la santidad, no es tratada santa y religiosamente por los fieles”
(Catecismo Romano del Concilio de Trento, Parte II, cap. 4.)

En muchos sitios LA IGLESIA AGONIZA, no hay vocaciones, o muy pocas, y las Iglesias se cierran porque ya casi nadie va a VISITAR AL SANTÍSIMO. En los sitios donde se comulga de rodillas y se visita al Santísimo, hay muchas vocaciones y florecen las instituciones religiosas de vida consagrada.

POR FAVOR, ¡NO MARTIRICEMOS MAS EL CUERPO DE CRISTO!

Desde que se ha dado la ESPALDA AL SANTÍSIMO O SE HA PUESTO A UN LADO, la SANTA MISA se ha convertido en una asamblea. El Catecismo nos enseña que la Santa Misa es EL SACRIFICIO INCRUENTO DE LA CRUZ.
El Concilio Vaticano II quiso recordar a la Iglesia cuáles eran la realidad y la acción que debían tener primacía en su vida. Por tal motivo, el primer documento conciliar estuvo consagrado a la liturgia. Con ello, el concilio nos da los siguientes principios:

En la Iglesia, y por lo tanto en la liturgia, lo humano debe orientarse hacia lo divino y estarle subordinado, así como lo visible con relación a lo invisible, la acción respecto de la contemplación, y el presente con respecto a la ciudad futura, a la cual aspiramos.” (cfr. Sacrosantum Concilium, 2)

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN EN GARABANDAL

“A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia”
“Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas mas almas”

El Padre Jesuita Luis María Andreu S.J. vió a la Santísima Virgen y el Milagro que va a venir. Luego de presenciar el milagro, el Padre murió felizmente dejándonos su testimonio.

«Hoy es el día más feliz de mi vida»
Testimonio de D. Rafael Fontaneda sobre lo sucedido al P. Luis María Andreu S.J. http://www.virgendegarabandal.org/vdg/mita309.htm

Video Documental sobre Garabandal
y el Milagro Eucarístico:

http://www.garabandal.it/es/multimedia/video?mkt_hm=6&utm_source=email_marketing&utm_admi

DIJO MONSEÑOR JOAO PEREIRA VENANCIO
OBISPO DE LEIRÍA-FÁTIMA, PORTUGAL
Profundizar sobre las enseñanzas del Obispo: http://bit.ly/1ftMNps

“El mensaje dado por la Sma. Virgen en Garabandal es el mismo que Ella dio en Fátima, pero actualizado para nuestro tiempo”
EL SANTO PADRE PÍO Y LA SANTA MISA
La entrevista completa del Padre Pío: http://bit.ly/1k2klhk

El Santo Padre Pío de Pietrelcina habló en varias ocasiones con la Virgen de Garabandal y escribió a las niñas en nombre de Ella. Vio el Milagro que va a venir poco antes de morir. Las enseñanzas de la Santísima Virgen acerca de la Santa Misa como Santo Sacrificio de la Cruz de cara al Santísimo se pueden comprender leyendo este diálogo. A esto se refiere María Dolores en una carta escrita en tiempo de las Apariciones cuando dice que la Santísima Virgen la enseñó a vivir la Crucifixión de Jesús durante la Santa Misa.

TESTIMONIO DE OTRO TESTIGO DE QUE EL PADRE PÍO CREÍA EN LAS APARICIONES DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN EN GARABANDAL:


Joachim Bouflet, perteneciente a la tercera orden de los Carmelitas, fue otro testigo de que el Padre Pío conocía y creía en las apariciones de Garabandal: El Padre Pío me dijo: ¡Certo e vero! Sí, es verdad que la Virgen se apareció en Garabandal.
LEA IMPORTANTÍSIMO TESTIMONIO DEL
PADRE RICHARD GILSDORF

Testimonio completo de Padre Richard Gilsdorf: http://bit.ly/1b5aqSa

“Lo que Dios escondió a los sabios y maestros, Él se lo ha revelado a estas insignificantes niñas”
BENEDICTO XVI

Entre las cosas importantísimas que el Papa Benedicto XVI estuvo afrontando con toda decisión están las referentes a la Santa Misa, a la Santa Comunión y a la presencia de Dios en toda la Vida del Cristiano, las visitas al Santísimo en el Sagrario, donde Jesús, en su infinito Amor, ha querido quedarse con nosotros.

1) Video de la Santa Misa "Ad Orientem" del Papa Benedicto XVI en la Capilla Sixtina (Vaticano, 13/01/2008): http://gloria.tv/?media=148741

2) Y el Domingo 8 de enero de 2012, festividad del Bautismo del Señor según el Misal de Pablo VI: el Santo Padre Benedicto XVI ofició la Santa Misa en la forma Ordinaria del Rito Romano, "versus Deum", en la capilla Sextina: http://gloria.tv/?media=242237

DEBEMOS OBEDECER SIEMPRE AL PAPA

3) El Papa Benedicto XVI Celebra la Santa Misa de cara al Santísimo en la Capilla privada del Vaticano. Da ejemplo de como debe darse y recibirse la Sagrada Comunión. Su gran respeto y reverencia a la Sagrada Eucaristía, presencia REAL de CRISTO. La Adoración Eucarística.

4) La Virgen en Garabandal agregó en el Credo: "ROMANA" (Una, Santa, Católica, Apostólica y ROMANA) para que siguiésemos siempre en Obediencia al PAPA de ROMA: http://gloria.tv/?media=125012

Obispo Robert Merlino

Convertido a la Misa Tradicional

Celebrando Misa tradicional (Video): http://es.gloria.tv/?media=149178

“Yo era el único obispo de Wisconsin que no permitía la Misa Latina Tradicional, pero ahora, por obediencia, voy a ser el primer obispo de Wisconsin en celebrar la Misa Latina Tradicional.”
Humildad y obediencia, ejemplo para sus hermanos en el Episcopado
Fuente: http://newliturgicalmovement.org/2007/12/interesting-story-about-wisconsin.html

Mons. Albert Malcom Ranjith
Secretario de la Congregación del Culto Divino
“El Motu Proprio -Summorum Pontificum- sobre la Liturgia Latina del 7 de julio del 2007 es fruto de una profunda reflexión de nuestro Papa sobre la misión de la Iglesia. No nos toca a nosotros, los que usamos la púrpura eclesiástica, cuestionar esto, desobedecer y anular el motu propio con nuestras pequeñas "reglitas". Ni siquiera si fueron hechas por Conferencias Episcopales. Ni siquiera los obispos tienen ese derecho. Lo que el Santo Padre dice debe ser obedecido en la Iglesia. Si no seguimos ese principio, estaremos permitiendo que nada más ni nada menos que el Demonio nos utilice como sus instrumentos. Esto conduciría a discordia en la Iglesia y entorpecería su misión. No tenemos tiempo que perder. De lo contrario estaríamos comportándonos como el emperador Nerón, tocando el violín mientras Roma arde. Las iglesias se están vaciando, no hay vocaciones, los seminarios están vacíos. Los sacerdotes envejecen y los curas jóvenes, escasean.”

Fuente: http://papanews.it/dettaglio_interviste.asp?IdNews=4631

VIDEO: (25/06/2013) El Cardenal Malcolm Ranjith, en Roma, por una conferencia sobre litúrgia, habló con Catholic News Service sobre la necesidad de renovar el misterio durante el culto:


Padre Justo Antonio Lofeudo

“El Señor nos dio la Eucaristía en la Última Cena para que fuera celebrada y contemplada. Pues, ¿qué ha estado ocurriendo, sobre todo desde el momento que la Santísima Virgen nos dio este mensaje? Que a la Eucaristía se la banalizó, se la degradó a un mero banquete convival protestantizado, de carácter puramente horizontal, donde la presencia, por la vanificación litúrgica, se volvía (aunque no se lo dijera) simbólica. Se perdió el estupor del misterio, se perdió la dimensión contemplativa alegando que la Eucaristía fue dada para ser comida y no adorada, cuando la Santa Misa es en sí mismo el acto más sublime de adoración. El Santo Padre más de una vez ha recordado las palabras de san Agustín: “Que nadie coma de esa carne (que nadie comulgue) sin antes adorarla... porque si no la adorásemos pecaríamos.”

Nota completa: http://bit.ly/1bvVoop

ADORACIÓN y COMUNIÓN. Meditación del Padre Justo Lofeudo (MSS): http://gloria.tv/?media=361951

TESTIMONIO EN VIDEO DEL OBISPO ATHANASIUS SCHNEIDER

Video testimonio: http://gloria.tv/?media=27459

"Me gustaría hablar sobre el tema de la Sagrada Comunión, concretamente sobre el momento de la recepción de la Sagrada Comunión. Yo me sentía obligado a escribir un libro (pequeño) sobre este tema, porque yo crecí en la clandestinidad soviética, y fui educado por sacerdotes mártires y confesores. Y cuando mi familia dejó la URSS yo tenía 12 años. Cuando nos despedimos de nuestro párroco, que era un mártir confesor, él nos dijo: "Cuando ustedes lleguen a Alemania estén atentos, no vayan a las iglesias donde se da la Sagrada Comunión en la mano". Cuando yo escuché estas palabras no podía entenderlas.

Cuando llegamos a Alemania fuimos a una Misa, y observé como se daba la Comunión, de una manera tan simple y superficial, y cuando volvimos a casa le dije a mi mamá: "Pero mamá, esto era como la distribución de bizcochos en la escuela!", yo dije esto con toda la inocencia infantil. Después anduvimos por otras iglesias, y la misma situación. Cuando volvimos a casa mi madre comenzó a llorar, y dijo: "Yo no puedo entender cómo se puede recibir a Nuestro Señor Jesucristo, presente con toda su Divina Majestad en esta Sagrada Hostia en una manera, así, superficial", y comenzó a llorar. Estas escenas me tocaron tan profundamente a la edad de 12 años, que nunca me dejaron en la vida. Tampoco nunca pude entender -hasta hoy-, siendo sacerdote y obispo, cómo se puede recibir a Nuestro Señor Jesucristo ¡a nuestro divino Señor Jesucristo! de una manera, así, tan pobre de gestos, de adoración, de reverencia. Así es que me sentía obligado en conciencia de hablar sobre esto. Tenía la impresión de que se calla, que no se habla de esto, es casi como un tema tabú en la Iglesia. Y observé después de 30 años en occidente, como se divulga esta manera de distribución de la comunión con todas las reglas de la moda, con todas las reglas de una estrategia global. Y así es que contemplo la posibilidad de hablar sobre esto. Y escribí este libro que fue publicado en Brasil y en Portugal.

Y he recibido muchos testimonios de personas simples que agradecieron que se hable sobre esto, hasta un católico japonés que se convirtió del budismo me escribió agradecido; decía que no pensaba que todavía un obispo podía defender la Comunión en la boca y de rodillas, ya que fue acostumbrado por sus obispos, que divulgaban la comunión en la mano, y me citó hasta el Concilio de Trento y el Vaticano II en latín, y me dijo "Señor obispo: hable sobre este tema, no se deje intimidar". Un bello ejemplo de un laico. Cita también el ejemplo de otro laico, norteamericano, convertido del protestantismo, en cuyo culto se le permitía arrodillarse para recibir la "cena del señor" en la boca, que es un mero símbolo, pero al convertirse al catolicismo, le prohibieron recibir de rodillas a Nuestro Señor en la Eucaristía. Era absurdo que como protestante podía arrodillarse ante un símbolo y se le prohibía, como católico, arrodillarse ante la presencia real de Nuestro Señor. Otro aspecto que contribuye es que nuestro Santo Padre Benedicto XVI comenzó a distribuir la Sagrada Comunión a personas arrodilladas y en la boca, a partir de la fiesta de Corpus Christi del año pasado. Y ha hecho esto no solamente en Roma, sino en todos los paises que ha visitado, incluso en los paises en los que las Conferencias Episcopales permiten INFELIZMENTE la Comunión en la mano.

Ahora, para nosotros, obispos y sacerdotes, que queremos sentir como Iglesia, sentir como el Papa, verdaderamente, y no solamente con palabras, no podemos comportarnos indiferentes, y cerrar los ojos delante de este ejemplo claro, humilde y modesto del Santo Padre. Es un magisterio práctico en este punto concreto. Entonces pienso que nosotros los obispos y sacerdotes debemos sentirnos obligados a imitar al Papa. Hoy el mundo occidental, y especialmente Europa, está perdiendo el sentido de la Sacralidad. Los pueblos orientales nos pueden enseñar a recuperar el sentido de lo sagrado, que es uno de los fundamentos de toda religión. Entonces la Iglesia de hoy tiene la misión profética de testimoniar al mundo con gestos concretos, señales de reverencia de su Fe. Debemos profundizar sobre el Misterio de la Encarnación, de Dios Encarnado, con todas sus consecuencias, y profundizar nuestra Fe en el dogma de la Transubstanciación, el dogma de la Presencia Real, con todas sus consecuencias prácticas. Esto exige gestos concretos de adoración: la genuflexión, estar arrodillados, que es un gesto típicamente Bíblico, Neotestamentario, Apocalíptico.

Pienso que debemos profundizar en nuestra Fe, el misterio de Dios encarnado eucarístico, no solamente con palabras, tal vez bonitas, sino con gestos y obras concretas. Y así yo pienso y espero, que a ejemplo del Santo Padre, la Iglesia podrá hacer una contribución concreta también por este gesto de veneración en el momento más sacro, más venerable de nuestra fe que es la sagrada comunión. Es el tributo válido y concreto de una auténtica renovación de la fe, especialmente de la fe en un misterio central, un misterio amado, querido y divino que es la Santísima Eucaristía".

Extractos del libro Dominus Est, del Obispo A. Schneider sobre la Sagrada Comunión con prólogo del secretario Gral. de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Mons. Malcom Ranjith: http://bit.ly/1f8B7JD

Homilía del Padre Gabriel Díaz Patri
En el primer aniversario del Motu Proprio “Summorum Pontificum
“Cuando, habiendo cumplido ya 70 años, Joseph Ratzinger decidió publicar sus memorias, pensaba probablemente que la parte más interesante de su vida había ya pasado. No imaginaba el entonces cardenal que -por el contrario- ésta estaba aún por comenzar.” “En el capítulo XII de estas memorias tituladas "Mi vida" confiesa, hablando de la época de la reforma litúrgica: -yo estaba perplejo ante la prohibición del Misal antiguo porque jamás había ocurrido una cosa semejante en la historia de la liturgia… La imposición de la prohibición de este Misal que se había desarrollado a lo largo de los siglos desde el tiempo de los sacramentarios de la Iglesia antigua comportó una ruptura en la historia de la liturgia cuyas consecuencias sólo podían ser trágicas-.”

Lea acá la homilía completa: http://bit.ly/1bvUXdS

EL CARDENAL RATZINGER
LA LITURGIA Y EL MISAL DE SAN PÍO V

Fuente: http://bit.ly/1hJqqNZ

Dijo el Cardenal J. Ratzinger:

“Tal vez sea cierto que el arrodillarse constituya algo ajeno a la cultura moderna, precisamente en la medida en que se trata de una cultura que se ha alejado de la fe y que no conoce ya a Aquel ante el cual ponerse de hinojos es un gesto justo, mejor dicho, un gesto necesario interiormente. Quien aprende a creer aprende a arrodillarse; una fe o una liturgia que no conozcan ya el acto de arrodillarse están enfermas en un punto central. Allí donde se ha perdido este gesto es donde hay que aprenderlo de nuevo.”

“La orientación de todos hacia el oriente no era una 'celebración contra la pared', no significaba que el sacerdote 'diera la espalda al pueblo', en ella no se le daba tanta importancia al sacerdote. Al igual que en la sinagoga todos miraban a Jerusalén, aquí todos miran 'hacia el Señor'. Usando la expresión de uno de los Padres de la Constitución sobre la Sagrada Liturgia del Concilio Vaticano II, J. A. Jungmann, se trataba más bien de una misma orientación del sacerdote y del pueblo, que sabían que caminaban juntos hacia el Señor. Pueblo y sacerdote no se encierran en un círculo, no se miran unos a otros, sino que, como pueblo de Dios en camino, se ponen en marcha hacia el oriente, hacia el Cristo que avanza y sale a nuestro encuentro.”

“Es tiempo de actuar siguiendo el ejemplo del Papa.”
Entrevista-manifiesto de Mons. Nicola Bux (consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe) sobre la reforma de la reforma: http://bit.ly/1mSYSH6

Prologo del Cardenal Cañizares al libro de Mons. Nicola Bux
"La Reforma de Benedicto XVI"
Dice el Cardenal Cañizares:

“En consecuencia, existe el riesgo de una desfiguración del sentido profundo del Motu Proprio del 7 de julio de 2007; un gesto de extraordinario sentido común eclesial con el que se ha reconocido la plena validez de un rito que ha nutrido espiritualmente a la Iglesia occidental durante siglos.”

“Si creemos de verdad que la Eucaristía es realmente la «fuente y el culmen de la vida cristiana» -como nos recuerda el Concilio Vaticano II-, no podemos admitir que sea celebrada de un modo indigno. Para muchos, aceptar la reforma conciliar ha significado celebrar una Misa que de un modo u otro debía ser «desacralizada». ¡Cuántos sacerdotes se han visto tratados de «retrógrados» o «anticonciliares» por el solo hecho de celebrar de manera solemne, piadosa o simplemente por obedecer cabalmente las rúbricas! Es perentorio salir de esta dialéctica.”

Texto completo: http://bit.ly/1fkAA8l

UN SACERDOTE ESPAÑOL AL SERVICIO DEL MOTU PROPRIO
“Summorum Pontificum”
Fuente: http://bit.ly/1lkoUYd

Hace unos meses se publicó en España un pequeño libro titulado "Motu Proprio Summorum Pontificum”, ¿problema o riqueza?”, escrito por el superior de la Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina, Padre Manuel María de Jesús. La obra fue traducida de inmediato al portugués, lo que prueba el interés que suscita en la península ibérica. En efecto, este libro, editado por cuenta del autor, va a lo esencial y rompe el gran silencio que envuelve, tanto en España como en Portugal, la liberación de la misa tradicional efectuada por Benedicto XVI. Las encuestas encargadas por Paix Liturgique en dichos países evaluaron ese gran silencio: en Portugal, según el sondeo Harris Interactive de 2010, el 74% de los católicos nunca habían oído hablar del Motu Proprio; en España, según el sondeo Ipsos de 2011, esa cifra subía al 81,7%. Dado lo meritorio que resulta la obra del Padre Manuel, les proponemos descubrir en la siguiente entrevista, el espíritu que lo anima, profundamente preocupado en obedecer al Santo Padre y lleno de alegría y gratitud por el descubrimiento de la liturgia tradicional.

Cardenal Joseph Ratzinger
Alocución a los Obispos en Chile (13 de Julio 1988)

Descargue acá el texto completo: http://bit.ly/1bw2skX

Dijo el Cardenal Ratzinger:

“Muchas exposiciones dan la impresión de que, después del Vaticano II, todo haya cambiado y lo anterior ya no puede tener validez, o, en el mejor de los casos, sólo la tendrá a la luz del Vaticano II. El Concilio Vaticano Segundo no se trata como parte de la totalidad de la Tradición viva de la Iglesia, sino directamente como el fin de la Tradición y como un recomenzar enteramente de cero. La verdad es que el mismo Concilio no ha definido ningún dogma y ha querido de modo consciente expresarse en un rango más modesto, meramente como Concilio pastoral; sin embargo, muchos lo interpretan como si fuera casi el superdogma que quita importancia a todo lo demás.”

“Esta impresión se refuerza especialmente por hechos que ocurren en la vida corriente. Lo que antes era considerado lo más santo la forma transmitida por la liturgia, de repente aparece como lo más prohibido y lo único que con seguridad debe rechazarse. No se tolera la crítica a las medidas del tiempo postconciliar; pero, donde están en juego las antiguas reglas, o las grandes verdades de la fe por ejemplo, la virginidad corporal de María, la resurrección corporal de Jesús, la inmortalidad del alma, etc., o bien no se reacciona en absoluto, o bien se hace sólo de forma extremadamente atenuada. Yo mismo he podido ver, cuando era profesor, cómo el mismo obispo, que antes del Concilio había rechazado a un profesor irreprochable por su modo de hablar un poco tosco, no se veía capaz, después del Concilio, de rechazar a otro profesor que negaba abiertamente algunas verdades fundamentales de la fe. Todo esto lleva a muchas personas a preguntarse si la Iglesia de hoy es realmente todavía la misma de ayer, o si no será que se la han cambiado por otra sin avisarles. La única manera para hacer creíble el Vaticano II, es presentarlo claramente como lo que es: una parte de la entera y única Tradición de la Iglesia y de su fe.”

Dictados de la Masonería
Sobre la Comunión y el Santísimo Sacramento

Fragmento tomado del libro ‘La Comunión de pie y en la mano’ del Padre Arturo Eloy, páginas 16,17; 63-70.


Las consignas que, ya desde la pasada centuria, ha estado proponiendo la masonería para (según ellos) poder destruir en poco tiempo la Iglesia, se basan en la destrucción del culto al Santísimo Sacramento. El culto al Santísimo Sacramento -razonan los masones- es el punto central y como el fundamento del culto católico; destruida esta base, el culto católico quedará destruido y todo el edificio del Catolicismo se vendrá por tierra.


PLAN MAESTRO DE LA MASONERÍA PARA DESTRUIR A LA IGLESIA, TAL COMO LO HA SIDO DADO A CONOCER EN NUEVA YORK POR EL DR. JERÓNIMO DOMÍNGUEZ:

“La Eucaristía es lo central en el Catolicismo -dice el Plan Maestro-, no se puede quitar que una vez, porque ningún católico lo aceptaría.”

“Pero propone un plan de ataque que es exquisitamente diabólico: lo primero, quitar lo más posible todo aspecto sagrado a la Eucaristía; que la gente no se arrodille para recibir la comunión, insistiendo en que es una comida y en que hay que hacerla en forma natural. Tomar la comunión en la mano ayudará también a quitarle ese sentido misterioso, divino, sagrado… es una comida… pues tomarla con la mano, normalmente, sin que le den a uno de comer… sólo a los niños les ponen la comida en la boca… y que se use pan común y corriente, sin misterios; que nada suene a sagrado, sino natural; que se coma, que se mastique, que se haga como en la Última Cena de Cristo.”


Pero los planes de la masonería para destruir el Catolicismo destruyendo el culto de los católicos no podrá realizarse sino desde el interior de la Iglesia, y para ello es indispensable contar con la colaboración de los sacerdotes (algunos por negligencia y otros por ser participes del hecho). De allí la importancia de contar con sacerdotes adeptos a la masonería, sobre todo en los altos puestos de la administración de la Iglesia, porque es allí en donde se dictan las leyes que gobiernan a los católicos desde donde, en caso necesario, podrán ser obstaculizadas todas aquellas disposiciones que pudieran entorpecer los planes masónicos.

Tenemos un indicio de que sacerdotes adeptos a la masonería ya han logrado infiltrarse en los altos cargos de la Iglesia en el hecho evidente de que la comunión recibida de pie y en la mano -plan largamente madurado por la masonería- ya ha sido aceptada en los templos.

Copio a continuación algo relacionado con este plan masónico. Es un artículo firmado por Pablo María de la Porción en la revista española ¿Qué Pasa?, número del 26 de abril de 1976.


DICTADOS DE LA MASONERÍA SOBRE LA COMUNIÓN Y EL SANTÍSIMO SACRAMENTO:

¿Cuáles son en realidad las auténticas raíces de este mal (comunión en la mano, recibida de pie, etc.)? Hurgando más, y con documentos fehacientes en la mano, les diré que en los años 1928 y 1929, las circunstancias de la vida hicieron que cayeran en mis manos, y pude examinarlos de cerca, documentos masones altamente comprometedores, tanto en lo político como en lo religioso. Entre los varios que tuve ocasión de examinar, citaré la obra La Création, de Jaques de Boyer (1820), en la que por primera vez se lee lo del punto “Z” o de convergencia entre un “dios” que se está haciendo y el cosmos que en constante evolución va a su encuentro…

Pero lo que más nos interesa ahora es el Epistolario Guaita-Rocá-Encausse. En él aparece una carta fechada en 1888 de Estanislao Guaita (el “Mago Negro” o poeta de Satanás) a Pablo Rocá (la eminencia gris de las logias, super grado 33 de la Masonería) y en uno de sus párrafos, dice así, literalmente (traduzco del francés):

“Hemos de trabajar activamente para lograr que en los templos romanos se comulgue de píe. El día que lo consigamos, nuestro triunfo está asegurado.”

En el mismo año, Pablo Rocá le contesta, y al hacer alusión a dicho párrafo, le dice:

“Estoy totalmente de acuerdo con sus puntos de vista, pero será conveniente pasar rápidamente a una segunda fase, dando el pan en la mano a esos antropófagos fanáticos.”

El ex-canónigo de Perpignan sabe que con la comunión en la mano se arrancará el “fanatismo” (léase fe teologal) del corazón de los romanistas. Estamos ya en 1889 y Guaita le contesta de nuevo:

“Con estos dos logros, el resto caerá como fruta madura, puesto que la Eucaristía es solamente esto: ágape símbolo de filantropía universal.”

Pocos años más tarde, sería el ex-abate Melinge quien escribiera:

“El Presidente de la Asamblea pondrá sobre la mesa ritual el cesto lleno de panes y el jarro lleno de vino, para que los hermanos se sirvan ellos mismos a discreción, puesto que solamente esto es la Eucaristía: ágape-símbolo de filantropía universal.”

Usa los mismos términos que Guaita. Hemos llegado a la fórmula de los maestros francmasones. Así harían triunfar la tesis calvinista.


En Londres se funda la United Grand Lodge of England «Gran Logía Unida de Inglaterra», base y fundamento de la francmasonería moderna.

Cuando a principios del presente siglo los modernistas se acercaron al papá San Pío X pidiéndole la Comunión de pie, alegando ya entonces que los israelitas comieron de pie al cordero pascual, símbolo o promesa de la Eucaristía, el Papa les contestó con esta frase lapidaria:

“Los símbolos y promesas se esperan de pie, más la realidad se recibe ya con amor y de rodillas.”

Y les despachó, porque entre San Pío X y Cristo-Eucaristía no había resquicio alguno por donde pudiera infiltrarse el diablo.

PADRE (SAN) PÍO DA PIETRALCINA. LETTERE AL PADRE SPIRITUALE

Un testimonio más que confirma la infiltración de la masonería en la administración de la Iglesia nos lo ofrece el libro titulado Padre (San) Pío da Pietralcina. Lettere al Padre Spirituale. (Edizione Pro Sanctitate. Roma 1970). A este libro dedica un artículo la revista española Iglesia Mundo (número de diciembre del 77). Escribe Francisco González:

¿QUIÉN FUE EL SANTO PADRE PÍO?

“El Padre (San) Pío de Pitralcina -¿quién lo ignora?- Es el gran estigmatizado de nuestros días, es decir, que las heridas que en su Sagrada Pasión tuvo en sus manos, en sus pies y en su costado Nuestro Señor Jesucristo, las recibió el Padre (San) Pío en estas mismas partes del cuerpo de una manera espontánea y completamente sobrenatural. Fue un gran santo -hizo muchos milagros en vida y continúa haciéndolos después de su muerte…

El Padre (San) Pío es verdaderamente un hombre de Dios, solía repetir el Papa Benedicto XV.”

(Un estigmatizado de nuestros días, por María Winowska, capítulo XIV)

“Citaremos a favor de este gran santo de nuestros tiempos unas palabras del Arzobispo de Milán, Juan Bautista Montini, posteriormente Pablo VI: “Veneradísimo Padre: he oído decir que Vuestra Paternidad celebrará próximamente el 50º aniversario de su ordenación sacerdotal; y me atrevo también yo a felicitarle por las gracias inmensas a Usted concedidas y por Usted dispensadas. Es éste verdaderamente el caso de repetir con alegría y reconocimiento a la bondad de Dios: “Venid, todos los que teméis a Dios, y os contaré cuán grandes cosas ha hecho Dios en favor de mi alma.” ¿Qué diremos de su sacerdocio, favorecido con tantos dones y con tanta fecundidad?…”

“He aquí lo que escribe el Padre (San) Pío a su director espiritual el 19 de marzo de 1913: En la mañana del viernes me hallaba todavía en el lecho cuando se me apareció Jesús. Se hallaba de mala traza y desfigurado, y me mostró una gran multitud de sacerdotes religiosos y seculares, entre los cuales se hallaban varios dignatarios de la Iglesia. De ellos unos estaban celebrando, otros iban a celebrar y otros habían celebrado.”

“La contemplación de Jesús así angustiado me causó mucha pena, por lo que quise preguntarle el motivo de tanto sufrimiento. No obtuve ninguna respuesta. Pero miraba a aquellos sacerdotes hasta que, como cansado de mirarlos, retiró la vista y, con gran horror mío, pude apreciar que dos lágrimas le surcaban las mejillas. Se alejó de aquellos sacerdotes con expresión de gran disgusto y desprecio llamándolos macellai (carniceros) y, vuelto hacia mí, dijo: - Hijo mío, no creas que mi agonía haya durado tres horas; no, yo estaré en agonía por motivo de las almas más favorecidas por mi, hasta el fin del mundo. Durante el tiempo de mi agonía, hijo mío, no hay que dormir. Mi alma busca una gotita de compasión humana pero ¡ay!, que mal corresponden a mi amor. Lo que más me hace sufrir es que éstos, a su indiferentismo añaden el desprecio y la incredulidad. ¡Cuántas veces estaba para acabar con ellos si no hubieran detenido mi brazo los ángeles y las almas enamoradas!… Escribe a tu Padre espiritual y refieréle esto que has visto y has oído de mí esta mañana. ”

“Jesús continuó todavía, pero aquello que me dijo no podré manifestarlo a criatura alguna de este mundo. Esta aparición me causó tal dolor en el cuerpo, y mayor todavía en el alma, que por todo el día sentí una gran postración, y hubiera creído morirme si el dulcísimo Jesús no me hubiera sostenido. Estos nuestros desgraciados hermanos corresponden al amor de Jesús arrojándose con los brazos abiertos en la infame secta de la Masonería. Roguemos por ellos a fin de que el Señor ilumine sus mentes y toque sus corazones.” Padre Pío da Pietralcina. Lettere al Padre Spirituale. Edizione Pro Sanctitate. Roma 1970.

Quienes, por dar o permitir dar la comunión en la mano, se exponen a que las partículas consagradas caigan al suelo, en donde serán pisoteadas, se exponen a la ira de Dios.

Las siguientes palabras fueron dirigidas a los obispos de cierto país europeo, y qué voy a transcribir aquí, no porque piense que los obispos de nuestro país sean partidarios de la comunión en la mano, sino porque en algunos templos, seminarios y Casas religiosas se comete esta irreverencia y no se ve que alguien se esfuerce por impedirla.

“Recuerden aquellas palabras terribles que leemos en la Epístola a los Hebreos: Si el que menosprecia la ley de Moisés, sin misericordia es condenado a muerte sobre la palabra de dos o tres testigos, ¿en cuanto mayor castigo pensáis que será digno el que pisotea al Hijo de Dios y trata como profana la sangre de la Alianza en la que fue sacrificado e insulta al Espíritu de la gracia?.” (Hebreos 10, 28-29)

“Hay obligación de distribuir la comunión de tal modo que salvaguarde la dignidad de un Sacramento ante el cual tiemblan los mismos ángeles…”

“Téngase en cuenta que una ley inmoral o que facilite el sacrilegio, no puede obligar en conciencia.”

“Señores Obispos, mal hicieron sus Excelencias (y Eminencias) Reverendísimas cuando con su voto dieron luz verde a una práctica que en nuestra tierra suena a sacrilegio. Vuelvan atrás antes de que sea demasiado tarde. No permitan bufonadas blasfemas contra la Eucaristía, que es el mayor tesoro de la Iglesia Católica. Prohíban de una vez está práctica insensata y eviten la posibilidad de cometer nuevos sacrilegios. Recuerdan las palabras de aquel grande Obispo que fue San Gregorio Nacianceno: No es vergonzoso cambiar de sentimiento y de conducta, sino el obstinarse en el error.” (Manuel Rodes. Presbítero del Rito Bizantino)

Ahora decida el católico
con quienes desea cooperar ¿?
Si con los que tratan de ajustarse a los planes de los enemigos jurados del Catolicismo, o con aquéllos otros que siguen tomando como norma las disposiciones de la Santa Sede.
El católico que quiera conservar hacia el Santísimo Sacramento del Altar aquella devoción del respeto que le inculcaron sus padres y que él mismo sentía cuando fue a recibir su Primera Comunión, deberá llegar a la conclusión de que debe tratar de tomar la comunión en la boca... Que, por la misericordia de Dios, nunca han de faltar en nuestra tierra buenos obispos y buenos sacerdotes que nos ayuden a conservar nuestra fe católica; pero es indispensable pedirle constantemente a Dios esta gracia poniendo por intercesora a la Santísima Virgen de Guadalupe, Madre de la Iglesia y Reina nuestra.

SI NO QUERES COLABORAR CON LA MASONERÍA:
NO RECIBAS AL SEÑOR EN LAS MANOS!

SEPA MAS SOBRE EL SATANISMO DE LA FRANCMASONERÍA: http://bit.ly/1f9u5mr
SI SOS CATÓLICO, APOSTÓLICO Y ROMANO; TU DEBER ANTE DIOS Y SU IGLESIA ES OBEDECER AL PAPA Y LUCHAR POR LA VERDAD
Si esta dentro de sus posibilidades; ¡Por favor difunda este articulo! Juntos como hermanos, miembros de una sola Iglesia, luchemos por ella. Dios se lo pague. Paz y Bien.

"Ad Majorem Dei Gloriam et Beatae Virginis Mariae"